jueves, 30 de junio de 2016

¡CINCO AÑOS!

Cinco años son toda una vida; bueno, los primeros cinco años. Eso leí una vez, hace mucho tiempo, en referencia a la edad de los niños; no recuerdo dónde ni quien lo escribía pero son de esas cosas que sin saber cómo ni por qué se nos quedan grabadas a fuego. Desde luego, en mi caso, el quinto año de mi vida sí que marca un antes y un después que vive en mi memoria, claro y nítido como el paso de la oscuridad a la luz. 

"Esi piquín", el mejor bocado.
Siempre proa al viento, a todos los rumbos: ustedes.

Este blog celebra su primer lustro de vida, también hoy a orillas del Cantábrico, esta pequeña mar con ansia de ser océano y anhelo de plus ultra, energía líquida, salada y viva que en el golfo de Vizcaya casi forma una honda para lanzarnos a América. Qué obsesión, dirán; bueno, un poco sí, quizá bastante. 

Si pasan por Gijón y les gusta el dulce les encantará probar el Postre Gijonés,
pero eso sí, asegúrense de que esté hecho en la Confitería La Fé,
hay dos, ambas céntricas y muy buenas. Para celíacos, Confitería Marqués.
 
Esta vez elijo un Postre Gijonés o tarta gijonesa, como prefieran, para invitarles (lástima de teletransporte). A mí me gusta mucho, aunque lo disfrute en muy contadas ocasiones.

Ustedes son como ese aire cálido, ascendente e invisible que genera
turbulencias llenas de energía y mantienen en el aire a los veleros.
Dicen, lo leí hace tiempo, que la receta de este magnífico dulce llegó a Gijón de la mano de un oficial del ejército francés natural de Austria que, terminada la Guerra de la Independencia, se quedó en Asturias o fue a parar allí, pues antes de estar a las órdenes de Napoleón era pastelero en su país. No hay ninguna garantía de que esta historia sea cierta, pero me gusta pensar que lo es porque muestra un final feliz libre de castigos y venganzas. Un bocado de paz para el alma, que a bordo de estas fotos y letras deseo que les llegue con toda mi gratitud
Esteban

INFO CURSOS Y LIBROS: AQUÍ AQUÍ.


11 comentarios:

  1. Pues felicidades y que este blog siga no cinco, sino cincuenta años más como mínimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá fuese posible y te fuese de alguna utilidad, amigo. Desde luego por no intentarlo no será.
      ¡Muchas gracias y saludos cordiales!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Regina!
      Pues sí, que se multipliquen por mucho que el tiempo pasa demasiado rápido y yo soy muy lento.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Muchas felicidades!! 5 años siendo de gran utilitad! Ojalá sean muchísimos más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grácies, camarada! Y socia, como me dice un motero y paisano tuyo en Twitter, porque este blog no sería lo mismo sin tus comentarios, siempre basados en una atenta observación bien transmitida del tráfico, y encima por diversos lugares del mundo. Con todo, lo que más se agradece es la amistad.
      ¡Saludo y feliz fin de semana!

      Eliminar
  4. ¡Qué rápido pasa la vida!
    Recuerdo cómo se celebraba el cuarto cumpleaños y enseguida llegamos al quinto.
    Es para mí un orgullo y una satisfacción, llegar hasta aquí comentar y felicitar.
    Y que cumpla muchos más.
    Apetitosa forma de termina esta entrada.
    A nadie le amarga un dulce.
    ¡Que aproveche!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, igual de rápido se me vienen a la cabeza los famosos versos de Jorge Manrique que alguna tarde, seguramente de persistente y fina lluvia, paradójicamente eterna, aprendí de niño en la escuela.

      Hacía mucho tiempo que no disfrutaba de esa tarta, pero te aseguro que es un auténtico placer para el paladar. Se da también la circunstancia de que en Asturias, por lo general, somos muy amigos del dulce, "llambiones", que se dice por allí. Hasta un ilustre viajero francés que visitó mi tierra natal allá por el XIX, también ingeniero y empresario, dejó escrito que no comprendía cómo un pueblo tan bruto y bravo tenía tantos dulces entre sus platos típicos.

      Muchas gracias por tus buenos deseos y sentimientos, amigo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Debemos conducir sin temor,pero con todos los sentidos en la carretera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la clave, sí señor. Estar por la faena al cien por cien.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. ¡Lástima que no me hayas dado un toque, hombre de Díos!!!

    Al estar apartada de los blogs, no me entero de muchas cosas. Solo vengo correspondiendo algún comentario que me llega al móvil y con el mismo ya contesto. De verdad siento haberme perdido este pogs, mas, aunque sea tarde, quiero felicitarte igualmente y desearte que sigas cumpliendo años al pie del cañón! Corrigiendo al que no sabe y al que sabe también, pues tus textos son siempre ríos caudalosos de enseñanza, en todos los sentidos, aquí se aprehende disfrutando de una rica lectura con autentica maestría. Mi felicitación y mi enhorabuena, maestro.


    Un abrazo y toda mi estima y gratitud, Esteban.

    ResponderEliminar